Procedimientos: el camino más rápido hacia la meta de la seguridad

Por muy grande que sea la inversión en tecnologías de seguridad, las decisiones críticas continúan siendo tomadas por el operador. La instalación de software que audite el cumplimiento de los procedimientos asegura la reducción del error humano en la reacción a ocurrencias, ya sean rutinarias o de emergencia.

El cumplimiento universal de las reglas de civismo sería sinónimo de seguridad. En una utopía en la que todos os ciudadanos cumpliesen las normas de una moral seguida por todo el planeta, las cámaras de videovigilancia y los sensores de control de acceso no serían necesarios, como tampoco lo serían las profesiones vinculadas a la protección de personas y bienes de los males causados por terceros. En el mundo que conocemos, que poco tiene que ver con esta utopía, cumplir los procedimientos es el camino más rápido para alcanzar la meta de la seguridad.
Las empresas y entidades de la generalidad de sectores de actividad ambicionan el perfeccionamiento continuo de sus productos y servicios para que poder ofrecer la máxima calidad posible a sus clientes. En el intento de satisfacer esa ambición es esencial tener a todos los colaboradores de acuerdo con la estrategia definida y siguiendo los mismos procedimientos.
En este contexto, hay cada vez más empresas interesadas en herramientas de control de los procesos, en adoptar Procedimientos Operativos Estándar (Standard Operating Procedures), concepto de gestión habitualmente referido con las siglas SOP.
Los SOP se destinan a la producción de resultados deseables para cada tarea mediante la utilización de procesos y mecanismos operacionales estandarizados. En lo que se refiere al sector de la seguridad, son la forma más simple y segura de que un profesional de la seguridad desempeñe su función, ya sea ante una ocurrencia cotidiana o ante una emergencia imprevista.
La elección adecuada de un software de gestión de seguridad permite reducir visiblemente los tiempos de respuesta ante una situación. En este sentido, AGORA implementa y posibilita auditar los SOP de seguridad de la empresa/organización, permitiendo a los operadores tomar las decisiones más acertadas y en el más corto espacio de tiempo por mucho que la exigencia de lo imprevisto invite a perder la sangre fría.

 

Un software que guía al operador

AGORA, como software para sistemas de seguridad y protección electrónica de las organizaciones, tiene como una de sus características distintivas el hecho de guiar al operador paso a paso en la ejecución de todas sus tareas, desde las repetidas a diario hasta las inesperadas, como las emergencias.
La estandarización de procedimientos presenta un conjunto inestimable de ventajas, que incluyen diferentes aspectos: el operador aumenta la precisión y velocidad de la respuesta a ocurrencias, lo que lógicamente contribuye a un incremento del bienestar de los colaboradores y visitantes de la organización vigilada; el responsable de seguridad puede comprobar ante la administración de la empresa cliente que los procedimientos previamente establecidos están siendo respetados, ya que AGORA produce informes con datos que lo comprueban.
AGORA permite que las empresas de seguridad adecúen sus servicios a las necesidades de cada cliente, por muy diferente que sea el sector de actividad en que opere. Los procedimientos adoptados por una escuela o un hospital pueden ser muy diferentes de los necesarios para las operaciones de seguridad de un banco o un centro comercial, pero todos caben en este sistema.
La personalización de procedimientos permite que el cliente vea su organización protegida por servicios como rondas remotas de vigilancia, controles de acceso supervisión y videoverificación de alarmas. Esta polivalencia es evidente en la Guía del Operador de AGORA, el panel en el que el operador recibe los SOP.

Subtítulo: ¿Cómo definir SOP eficaces?
La elaboración de SOP debe pasar, preferentemente, por los directores de seguridad, ya que son estos los que poseen una visión global de la operación, de la legislación y otros factores. Los directores de seguridad deben asegurarse de que todos los operadores son entrenados para ejecutar sus tareas, para que no haya variaciones en el modo de trabajar entre turnos.
Los SOP deben ser de fácil interpretación por parte de los operadores, de forma que todos los pasos resulten familiares. Así, independientemente de la existencia de nuevas caras encargadas de la seguridad o de una nueva empresa de seguridad, la eficacia de la respuesta estará adecuadamente garantizada.
Además de las indicaciones de rutina, los procedimientos previamente establecidos deben comprender el mayor número posible de escenarios de cualquier imprevisto, de forma que no se comprometa la seguridad.

 

Reducir el error en las decisiones críticas

Elaborar SOP es un proceso que no puede ser copiado íntegramente, dado que cada organización posee sus particularidades, debiendo cada procedimiento ser adecuado a estas particularidades. Un SOP mal definido o impreciso no solo reduce la productividad y lleva a fallos operativos, sino que puede poner en riesgo a personas y bienes.
La adecuación de los procedimientos acelera la respuesta a ocurrencias rutinarias y reduce la probabilidad de errores humanos en la reacción a una emergencia. También reduce los costes en eventuales multas y sanciones por el no cumplimiento de normativas, así como en gastos en seguros.
Por muy grande que sea la inversión en tecnología, las decisiones críticas son tomadas por el operador. La instalación de un software que garantice la implementación de procedimientos auditables es el camino más rápido hacia la meta de la seguridad.